Drogba, el jugador que bañó en oro al Chelsea y quiso jugar en el Real Madrid