Edu Oriol, increpado por un grupo de aficionados