Eduardo Inda ataca a Cabrera tras su actitud racista en un restaurante

Un alto cargo del Ayuntamiento de Sevilla ha protagonizado una situación que se ha convertido en viral en redes sociales

Juan Carlos Cabrera, alto cargo del Ayuntamiento socialista de Sevilla, ha protagonizado un espectáculo el día de Reyes en un restaurante de la capital por su actitud racista. El político quería que le pusieran una mesa para diez personas, pero actualmente está prohibido por las medidas covid. Algunos medios de comunicación y periodistas como Eduardo Inda, no han tenido problemas a la hora de comentar esta situación.

El político socialista insistió a los encargados del establecimiento, comentando qué si sabían quién era él, e incluso llegó a insultar a los propietarios y trabajadores. Lo que más ha llamado la atención a los usuarios de las redes sociales han sido sus connotaciones racistas y mandó a la Policía Local sin éxito.

Cabrera
Cabrera en el punto de mira tras su actitud racista

Cabrera en el punto de mira por actitud racista

La situación se ha producido en un restaurante llamado PrinciPico, ubicado en el barrio sevillano Los Remedios. La polémica ha revolucionado las redes sociales y han sido muchas las personas que han cargado en contra de él por una actitud que no se puede tolerar, ya que no tenía ningún tipo de derechos.

El político exigió a los responsables del restaurante que le pusieran una mesa para diez comensales, a lo que los dueños del negocio se negaron rotundamente dado que está prohibido actualmente en toda Andalucía. Las medidas anti covid no permiten más de seis personas en una mesa.

Las redes sociales enloquecen tras lo ocurrido en Sevilla

Ante la negativa del local, Cabrera no lo dudó en un segundo y montó un gran espectáculo e incluso, lanzó todo tipo de descalificaciones racistas hacia uno de los responsables del restaurante. Uno de los insultos más sonados, ha sido “machupichu” por ser argentino, algo que se ha vuelto viral en redes sociales.

Las familias que estaban en el restaurante tuvieron que abandonarlo y no pudieron disfrutar de su día de Reyes como tenían pensado. Desde el restaurante PrinciPico no han querido hacer ningún tipo de declaraciones, por miedo a que tengan algún tipo de represalias con ellos.

Rubius Andorra