El anillo mágico de Samsung para jamás quedarse sin batería

Impresionante avance, un esquema novedoso que promete eliminar varios conceptos continuistas en ese sentido

Samsung ha salido al presente con una idea poderosa, un anillo que es capaz de volcar todo tipo de indicaciones a fin de mantenerse en la vanguardia de las innovaciones. Y en esta oportunidad lo hace aplicando su nuevo sistema de carga a través de un elemento como el señalado. Este sistema le permite a las personas realizar recargas de energía con solo acercar el anillo al dispositivo o viceversa.

Es muy simple, y a fin de todo habrá que ver de qué manera se puede entender su funcionamiento de una manera mucho más controversial. La idea como siempre es salir avante ante la dureza de la exigencia competitiva, que tiene a marcas como Huawei siempre puntuando en este sentido, con algos rangos de inversión.

Anillo de carga de Samsung
Anillo de carga inalámbrica de Samsung

El funcionamiento del anillo de Samsung revoluciona el mercado

Lo primero que se debe decir es que este sistema utiliza otras maneras a las habituales para conseguir la energía, y lo hace a través de los movimientos naturales del cuerpo o los dedos mismos. Incorpora una bobina de carga por inducción en su interior, lo que le permite tener siempre la suficiente energía como para poder estar emitiendo sus bondades en todo momento.

Y si eso parece poco, habrá que ver de qué manera puede revertir el calor humano en opciones de energía. Lo hace porque tiene la capacidad y porque entre otras cosas el sistema le hace todo mucho más sencillo. Este método se suma al implementado por Huawei, que es de carga inalámbrica a través de elementos fijos, aunque necesite de otros aspectos mucho más complejos a su vez.

La dependencia es completa, pero la facilidad de uso suple cualquier tipo de acción

Eso sí, para poder hacer uso de este dispositivo habrá que estar pegado del celular o smartphone y del dedo al anillo, así funciona. Es su mayor debilidad, pero es a la vez su mayor razón de ser. Lo que no se sabe es exactamente la velocidad con la que carga, ni mucho menos cuánto tiempo tendrá de vida útil tal elemento, así como su valor y fecha de lanzamiento.

De momento es una propuesta bastante llamativa, y que tiene entre otras cosas demasiadas cosas positivas que se le atribuyen. Al momento de su lanzamiento se podrá evaluar su real beneficio, de momento no es más que una especulación que tiene como fin apoderarse de una industria muy fuerte y creciente entre otras cosas.

Banco Santander Internacional