El aprendiz iguala al maestro – Real Valladolid (0-0) Atlético

LaLiga Santander-Jornada 8
Real Valladolid 0
Atlético 0
Ficha técnica
Real Valladolid: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Salisu, Nacho; Óscar Plano, Joaquín, Míchel (Anuar, 84′), Toni Villa (Waldo,64′); Sandro (Enes Ünal, 68′), Sergi Guardiola.

Atlético: Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi; Koke (Lemar, 64′), Thomas, Saúl, Joao Félix (Correa, 60′); Diego Costa, Morata (Herrera, 71′).

Goles: –

Árbitro: José María Sánchez Martínez (comité murciano). Amonestó con tarjeta amarilla a Nacho (1′), a Toni Villa (9′), a Moyano (28′), a Óscar Plano (47′), a Joaquín (52′) y a Waldo (74′) por parte del Real Valladolid; y a Morata (24′), a Saúl (45″+), a Joao Félix (59′) y a Lemar (88′) por parte del Atlético.

Incidencias: Estadio José Zorrilla (23.650 espectadores).

El equipo pucelano suma su tercer empate seguido en casa y los colchoneros se vuelven a quedar sin marcar

No terminan de salirle las cosas al Atlético de Madrid en LaLiga, pese a haber aclarado algo su situación en Champions. Solo se pudo traer de su duelo a domicilio frente al Valladolid un punto, tras un empate sin goles que dejó más contentos a locales que a visitantes tras un encuentro muy trabado. De esta forma, el conjunto rojiblanco se aleja de la cabeza de la clasificación.
Un José Zorrilla abarrotado recibía a los 22 protagonistas del encuentro. El Valladolid buscaba hacerse fuerte en su estadio. Para ello, Sergio González alineó un once prácticamente idéntico al que dispuso en la victoria a domicilio frente al Espanyol la pasada jornada, con la salvedad de Joaquín Fernández, que entró en el lugar de Fede San Emeterio. Por su parte, el Atleti deseaba un triunfo para no desprenderse de la parte alta de la tabla y corroborar su buena dinámica tras un irregular inicio de temporada. Simeone introdujo dos cambios en su alineación respecto al compromiso de Champions contra el Lokomotiv: Trippier y Savic entraron por Arias y Felipe.
Sin embargo, pese a las pretensiones de ambos conjuntos de llevarse el gato al agua, ninguno de los dos pudo imponer su ley en los primeros cuarenta y cinco minutos. El cuadro pucelano le propuso al colchonero un partido muy exigente física y tácticamente. Se presentó como un equipo muy sólido atrás, sin ofrecer espacios por dentro y encontrando amplitud en las bandas, con Javi Moyano Nacho Martínez a modo de carrileros. El Atlético, ante este panorama, se estampaba una y otra vez contra vanos intentos de encontrar resquicios en la zaga blanquivioleta. Los rojiblancos estuvieron faltos de imaginación y de esa agresividad en la presión que les caracteriza, practicando un juego más de posición en fase defensiva.
El resultado de esta ecuación se tradujo en una primera mitad en la que, tanto Jordi Masip como Jan Oblak, fueron prácticamente dos espectadores más del José Zorrilla. Un único y blando disparo de Sandro Ramírez desde fuera del área fue el único tiro a puerta de este primer asalto.
El Atlético de Madrid dejó que el Valladolid se plantase en las inmediaciones de su área con relativa facilidad, fruto de una defensa más pasiva. Jugó con fuego, y a punto estuvo de quemarse. Porque Sánchez Martínez, tras un sutil toque de Thomas por detrás a Sandro en el interior del área, y tras ir a comprobarlo al monitor del VAR, señaló la pena máxima a favor del cuadro vallisoletano. Fue el propio Sandro el que se encargó de ejecutar, y de malograr, esa oportunidad de oro para adelantarse en el electrónico, pues envió el balón a las nubes.
Tras esa descafeinada primera mitad, el Atlético salió dispuesto a meter una marcha más y no tardó en poner en apuros a la zaga pucelana. Saúl fue el autor de la primera jugada de peligro de todo el partido por parte del elenco del Cholo, con un remate desde fuera del área que se escoró por muy poco de las mallas de Masip. Tres minutos después, un magnífico balón filtrado de Koke a punto estuvo Morata de aprovecharlo para marcar el primero, pero su disparo impactó en la cara del guardameta rival.
El Valladolid intentó reaccionar y tuvo una muy buena ocasión de Sandro poco después, que disparó muy cerca del segundo palo defendido por Oblak. Parecía que el partido estaba más abierto y podían llegar pronto los goles, pero lejos de eso, seguía siendo un encuentro trabado, con muchas faltas e interrupciones, en el que las ocasiones de gol eran esporádicas. En los minutos finales, los dos equipos se fueron más decididamente a por la victoria. Y en este arreón final, fue el palo el que salvó de la derrota al Real Valladolid. Tras un rechace, el balón le cayó a Ángel Correa. El argentino, tras un buen control orientado, sacó un gran disparo con su pierna izquierda que, de no haberse estrellado contra el poste, hubiera significado el gol de la victoria rojiblanca. Joaquín y Sergi Guardiola también lo intentaron, pero no consiguieron perforar la meta de Oblak.
Con este nuevo empate, el tercero en lo que va de liga, el Atleti se queda a cuatro puntos del líder, el Real Madrid. Y así seguirá hasta después del parón de selecciones. Por su parte, el Valladolid acumula su tercer empate consecutivo en casa, y se queda en el ecuador de la tabla con 10 puntos.

© Copyright 2019 GOL digital ·