El Atlético de Madrid, bandera de un Arzeibayán que presume como un nuevo rico