El Barça B fue una hermanita de la caridad para el Recreativo