El Barça de los Cinturones… por RICARDO ZAZO

Blanco. Blanco-Amarillo. Amarillo. Amarillo-Naranja. Naranja. Naranja-Verde. Verde. Verde-Azul. Azul-Marrón. Marrón. Negro. Ese es el camino que todo judoka debe recorrer para convertirse en Maestro en Judo. Para la cultura japonesa los colores representan un proceso de crecimiento del judoka, así puesentendemos que:- Blanco: Ingenuidad, pureza.- Amarillo: Descubrimiento.- Naranja: Ilusión-Amor.- Verde: Esperanza-Fe.- Azul: Idealismo.- Marrón: Iniciación al Conocimiento.- Negro: Experto.Conseguir todos y cada uno de esos cinturones conlleva tiempo y sacrificios. Una vez se logra el cinturon Negro los judokas pueden, a través del descubrimiento del Arte del Judo, conseguir más grados (1º al 5º Dan son Negro, 6º-9º Rojo y Blanco; 9º y 10º Rojo).Ese es el recorrido que todo Motor de Juego debe recorrer desde pequeño en La Masía si quiere comandar el primer equipo en años venideros. El camino que empezó Milla y Guardiola, el que recogió Xavi.Habla Martí Perarnau y con acierto (como casi siempre) de las horas de vuelo (entrenamiento) que un canterano debe realizar para llegar preparado al primer equipo, cómo se debe cocinar todo a fuego lento, sin prisa, para que el jugador evolucione. Ese es el camino a seguir y que tomó una dirección insospechada el día que Arsene Wenger se llevó a Cesc Fábregas al Arsenal.En este blog hemos hablado extensamente de la importancia de los Motores de Juego blaugranas, sus características, quienes son aquellos que llevan la batuta, y quienes serán los depositarios de ese conocimiento. Sin ellos no se puede entender el juego del Barcelona. Pero como todo en la vida, esto tiene un proceso.El fuego lento en las cocinas pasando horas sobre el Juego de Posición, el Tercer Hombre, atraer para dividir, "toco y me voy", "toco y me quedo" y un largo etcétera de conceptos que se aprenden como aquel que respira necesita ser aprendido paso a paso, sin prisa, en el momento justo. En ese proceso que parecía inalterable para seguir la evolución del Motor Primario, Cesc Fábregas tomó la resolución de irse al Arsenal, a aprender un nuevo idioma futbolístico.Pep Guardiola, conocedor de la cultura barcelonista y de la importancia de los Motores de Juego, comprendió perfectamente la necesidad de incorporar a Cesc de nuevo en Can Barça. Pero Cesc no es del todo ortodoxo, ha visto mundo, conoce otras culturas. Se necesitaba tiempo.Porque el plan está trazado, y viene bien recordarlo tras las derrotas en Milán y por partida doble frente al Real Madrid: La supervivencia de los Motores de Juego es crucial y sin Cesc es imposible de que se complete. Para esto vamos a distinguir distintos niveles de conocimiento en función de los jugadores tomando como punto de partida a Xavi, 10º Dan como Motor de Juego Primario.- Thiago: Ha pasado por la misma evolución que Xavi, ha tenido su tiempo en categorías inferiores, ha destacado en el filial y cuando parecía estar maduro Guardiola dio el paso más importante: Un año sin apenas jugar aprendiendo en el primer equipo cómo se hacen las cosas. Ese año imprescidible para Thiago le valió para conocer de manera más profunda la manera de hacer las cosas en el Primer Equipo, donde jugar bien no es suficiente para permanecer. Thiago, que empezó en blanco y ha recorrido todos los cinturones ha llegado a su punto de madurez en lo que a conocimiento se refiere. Toca el negro con las manos. De él depende ganar los Dan.- Iniesta: Primero como Motor Primario, después como Constante, Andrés Iniesta ha superado el conocimiento del juego gracias al descubrimiento de nuevas facetas en banda izquierda. Ya no somete, sino que trasciende al juego. No es ortodoxo al nivel de Xavi, que lo ejerce de manera rígida, sino que su fluidez le permite irse más allá.- Messi: Al igual que Iniesta, Leo Messi ha hecho un viaje de conocimiento interior. El viaje del rosarino es un viaje literal: Extremo habilidoso, falso nueve, centrocampista ofensivo y probablemente interior en el futuro del F.C. Barcelona. Es tanto y tan complejo el nivel al que Leo Messi ha llegado que es complicado extraer todo lo rico que es su universo. Es la Constante más clara del Barça, es un Motor de Juego en sí mismo, inasible. Su probablemente reconversión (o nueva versión de Leo Messi) hacia interior, viendo a los defensores de frente y no de espaldas donde ahora parece que se encuentra incómodo (todo lo incómodo que se puede sentir un hombre que lleva 39 goles en 26 partidos) será el cierre al círculo virtuoso de Leo Messi.- Cesc Fábregas: Pero el viaje de Cesc no tiene nada que ver con los anteriores. Años en Inglaterra deformaron el Idioma Barça y la vuelta del hijo pródigo se hacía de rogar. Tocaba reaprender lo aprendido en La Masía, correr menos y moverse mejor. El proceso para heredar la batuta de Xavi.¿Por qué Cesc es tan importante en el Barça? Porque sin Cesc no hay sucesión a Xavi, así de simple. Pep Guardiola lo comprendió rápido: Hay que asegurar la supervivencia del Motor de Juego Primario para que no se atisben tiempos oscuros que renieguen del ADN Barça. Tocaba ensamblar a Cesc entre Thiago y Xavi, mientras Iniesta y Messi revoloteaban alrededor. Y no sólo eso: Había que hacerlo antes de que el fútbol de Xavi se apagase. Thiago no estaba preparado para asumir ese rol, se necesitaba a alguien con un cinturón más avanzado, y solo Cesc reunía las condiciones.El primer año de Cesc consiste en reaprender lo más rápido posible lo que enseñan en el Barcelona. Y su afinidad futbolística es con Messi, se asocian, formar casi un doble nueve falso, permutan posiciones. Xavi maneja la nave mientras juzga a Cesc y pide opinión a Iniesta, verdadero líder silencioso y guardián del juego blaugrana. Cesc gusta de correr y no de someter. Y eso Guardiola, Tito y Xavi lo saben. Toca el momento clave.La salida de Guardiola precipita un acontecimiento: Modelar el Barça del futuro. Que el Barça de Xavi pase a manos de Cesc, con un importante detalle: Que ese proceso se haga mientras Xavi siga jugando. Así pues, nos encontramos este año a un Barça que tiene dos Motores de Juego Primario. Los partidos del Barça a principio de temporada eran idas y venidas, donde Xavi se veía superado por las circunstancias. Xavi tomó buena nota y acercó a Xavi a su zona. No tanto correr, algo más de dominio. Y Cesc escuchó. Durante algunos partidos el Barça cambiaba el registro, a veces sometía, a veces cabalgaba. La mezcla Xavi-Cesc era posible, posibilitaba un escenario de control ficticio donde cada fallo del rival era ocasión para los blaugranas.Hasta que esta temporada han llegado los grandes momentos y el Barça no ha respondido. De todos los variados factores que se han leído en prensa (mayores a cada derrota blaugrana, cómo no), hay uno que por soprenderte se remarca: Los remates a puerta por partido del Barcelona han descendido notablemente. Si profundizamos un poco nos encontramos que apenas hay profundidad en las acciones ofensivas culés. en mi opinión, hay un factor determinante: Iniesta y Messi son las ayudas al Motor de Juego.Para hacer esto más claro, hablaremos de cómo están a día de hoy los Motores de Juego y las Constantes:- Thiago domina pero no somete, amén de que su madurez no está completa.- Xavi, ya sea por lesiones o por sentirse sobrepasado, no comanda en los partidos importantes.- Cesc se ha diluido como Motor Primario.Ante este panorama, sólo queda recurrir a las Constantes, para evitar que el entramado Xavi-Cesc se hunda, Messi e Iniesta han hecho un viaje hacia el centro, el de Fuentealbilla, más natural, para arrimar el hombro; el rosarino como parte de su viaje hacia el conocimiento, lo que ha desembocado en lo siguiente: El Barça sólo juega con un hombre profundo.La diferencia sustancial con el año pasado es que Cesc debe subir prestaciones en cuanto a dirección del juego se refiere puesto que Xavi bajará. Y eso hay que hacerlo con tacto. El año pasado Xavi permitía que Cesc corriera junto a Messi a hacer diabluras, este año no. Este año toca aprender.Y en el proceso para que Cesc sea el único Motor de Juego Primario durante un tiempo (hasta que Thiago logre la madurez necesaria), se sacrificará todo. Da igual si el Barça no gana nada un año, porque lo que se busca es que el Barça tenga una Identidad de Juego de manera continuada, y sin la reconversión de Cesc es imposible.Las opciones de conjugar dominio y profundidad pasan por reunir a los cuatro (Iniesta, Messi, Cesc, Xavi/Thiago) y buscar un acompañante a Pedro arriba. Eso obliga a jugar con tres defensas. El candidato saldrá de la lucha entre Villa (este Villa, no el que era, por desgracia) Alexis Sánchez y Tello. Veremos si Tito/Roura buscan esa variante.Debe quedar claro que este viaje es innegociable y que se busca una viabilidad en el futuro. Los números en Liga atestiguan que el movimiento es bueno, pero todavía está en fase embrionaria frente a los grandes. Este recorrido, de blanco a negro, tiene a las dos batutas en permanente estado de agitación. Xavi domina el Juego de Posición, Cesc está cerca pero sólo podrá ser 10º Dan y Motor de Juego Primario único si lo domina, pues tal es la exigencia del Barcelona (la siguiente prueba la pasará Thiago). Será la misma tesitura para los Motores del Futuro, Sergi Roberto, Rafinha y Javi Espinosa. De la cocción a fuego lento en las cuevas de La Masía dependerá su maduración y la supervivencia de estos jugadores en el F.C. Barcelona.RICARDO ZAZO / ricardozazo.blogspot.com.es
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Futuro negro en Pasapalabra con plan oculto de Pablo
Apoteosis final en Servir y proteger pasa factura a Alicia Ocaña
RC Celta y Betis en la pole para lograr estelar fichaje de Riqui Puig