El Barça despegó con retraso en Vigo por la niebla