Súarez, Neymar y Messi. Foto: Agencias

Vivía el Barça su semana más dura desde la llegada de Luis Enrique. Anunciaron los medios el divorció entre la plantilla y Luis Enrique. Posicionaron al presidente del lado de Messi. Respondió el equipo, respondieron las estrellas en el campo y ante los medios. Anotaron y deslumbraron Súarez, Neymar y Messi. Respondieron los dos últimos a la crisis azulgrana con sus goles, con sus quiebros y con sus palabras ante los periodistas. Negaron su distanciamiento con Luis Enrique y a través de Messi declararon el malestar causado por las informaciones de esta semana publicadas desde Barcelona y no desde Madrid.

Vivía el Barça el partido en estado de alerta. Cualquier resultado negativo podía condenar a Luis Enrique, cualquier gesto de algún jugador podía ser analizado con un fin perjudicial para la continuidad  del entrenador. Tenían ante ellos al rival más incomodo. Sólido en defensa. Castigador en ataque. Asfixiante cuando impone su juego. Se presentaba así el conjunto de Simeone pero fueron los azulgrana quienes representaron dichas cualidades. Sólida la defensa azulgrana. Poco exigida en la mayor parte del encuentro. Anulo el peligro que conllevaban las jugadas de estrategia tan bien desempeñadas por los Godín, Koke, Mandzukic, Raúl Garía y Jiménez. Domino el medio campo el encuentro a partir de la presión de todo el equipo, capitalizada por la sutileza exquisita de Busquets, la calidad de Iniesta y la polivalencia de Rakitic, cada vez más desempeñando mejor su papel. Circularon el balón a gran rapidez por todo el campo, condenando a Moya con pases de gol y filtrando balones a Messi, Súarez y Neymar. Empezó Messi desconectado del encuentro, enjaulado por jugadar en banda. Se desato al recibir con asiduidad el esférico. Rompió una y otra vez a sus defensores con la ayuda de sus piernas y en alguna ocasión de sus brazos. Imparable, solo las faltas ponían fin a sus slamos, a sus asistencias y a su disparos. Partiendo desde la banda, conecto con sus compañeros con pases exquisitos, rompió con sus desbordes el entramado defensivo para finalmente tranquilizar a su aficionado con un gol. Provoco Neymar la desesperación en su adversario, quiebro tras quiebro recibía los tacos de sus oponentes. Se desenvolvió Súarez entre los defensores con naturalidad, pareció aliviado por conectar por fin con el juego azulgrana. Torpe en ocasiones con el balón controlado mostró su talento con sus centros y su lucha. Rota la defensa colchonera por cada una de las líneas azulgranas el Barça resolvió el encuentro con los goles de su fantástica tripleta ofensiva. Anoto Neymar, le siguió Súarez y cerró Messi. Conectan entre ellos y con el resto del equipo. Superó Luis Enrique lo que podía ser su sentencia, con la suficiencia de lograr realizar el mejor encuentro de la temporada contra uno de los rivales más competitivos y difíciles de superar.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Estalla en las narices del Betis próximo fichaje del Sevilla FC de Monchi
El Valencia CF quiere adelantar al Sevilla FC por el próximo Modric
Primark arrasa con el pijama de Rachel y Mónica en Friends