El Barça tumba al Celta con tres directos a la mandíbula