El Barcelona demuestra al Real Madrid que 'tirar' de talonario no es sinónimo de éxito