El Barcelona, obligado a luchar contra su propia historia para conseguir eliminar al AC Milan