El Barcelona y Tito pagan demasiado cara su nefasta gestión de la lesión de Messi