Nuevo candidato a las elecciones del siguiente año hacen de la pelea por el trono una de las más llamativas que jamás se recuerden

En Barcelona no se habla más que de los potenciales refuerzos del club, de las salidas y del nuevo mandato. Josep María Bartomeu termina su vínculo el año que viene, y sin la oportunidad de extender su pasaje, tendrá que entregar las riendas a los ya cantados pretendientes del cargo: Víctor Font, Joan Laporta y ahora Jordi Farré.

Los primeros dos han estado involucrados por un tiempo importante en el tema, dejando así al primero como oficializado, el segundo como alternativa, y el tercero como el más reciente contendiente. En el pasado Farré ya se había quedado a 500 firmas, y pretende hacer de esta nueva chance, la mejor de todas para cumplir su sueño como directivo.

Jordi Farré

La lucha estará de lujo

Tras el anuncio oficial de su candidatura, Farré deberá como mínimo establecer políticas directas que mitiguen el hecho de competir con grandes referentes. En el caso de Laporta y su llamativo proyecto deportivo, donde incluye a Neymar además de Guardiola como los encargados de devolver el estilo al club.

Víctor Font agrede un toque mucho más directivo y establece políticas económicas más radicales, aspecto que no deja de ser llamativo por el momento y complejo estado financiero que ha dejado esta gestión fallida de Bartomeu. Así las cosas no se prevé sencillo, aunque si existen otros argumentos mucho más directos que incluyen reformas estructurales y otros campos más.

Las nuevas directrices que pretende imponer va en contra de la visual Bartomeu

Como ya lo había dejado abierto en el pasado, Farré quiere darle un vuelco directivo a la institución a fin de priorizar otras vertientes mucho más convenientes. Por ejemplo: crear una grada de animación, gestionar una agencia de viajes propia del club, sacar de contexto al Barça de las luchas judiciales, y abrir la asamblea de compromisarios.

Josep Maria Bartomeu

Aún se espera su postura en cuanto al tema deportivo, uno de los más afamados por esta época. Con toda esa dirección de mando se esperan medidas fuertes, teniendo a Messi como eje de toda acción, y con un potente impacto en el tema de inversiones. Se pone muy buena la lucha, al Barça ya su gente le viene pidiendo nuevas visualizaciones y eso es lo que pretende imponerse.

Síguenos en Google News