Óscar Arias ha puesto su mira en el joven zaguero de cara a la próxima temporada

El Cádiz CF ya prepara su regreso a la Liga Santander. A falta de once jornadas, el equipo dirigido por Álvaro Cervera sigue líder en la tabla, aventajando en seis puntos al tercer clasificado. Es por eso que el retorno a la máxima competición del fútbol español tras más de 15 años está siendo muy bien preparado por los directivos del club gaditano, que han puesto sus miras en un jugador del FC Barcelona para reemplazar a Fali.

Con el director deportivo a la cabeza, Óscar Arias, el club ya ha empezado a mover sus hilos para atraer nuevos refuerzos de cara a la próxima campaña. Eso sí, desde el club saben que deben satisfacer las necesidades de Álvaro Cervera, que posee una filosofía de juego muy marcada por su carácter defensivo.

Fali

Un talento para relevar a Fali

Sin duda alguna, Fali se ha convertido en el dueño de la zaga amarilla. Desde su llegada procedente del Nàstic de Tarragona la pasada temporada, el jugador valenciano se ha convertido en un indiscutible para Álvaro Cervera. Sin embargo, los últimos acontecimientos relacionados con el virus han provocado un cambio en los dirigentes.

Es por eso que no está tan clara la continuidad de Fali. El miedo del zaguero a contraer la enfermedad ha puesto al club en apuros, que ya se ha puesto manos a la obra para encontrar un relevo de garantías. Algo que no será fácil, puesto que la filosofía del técnico cántabro choca con grandes defensores como Sergio Sánchez, que recientemente comentó que su salida estuvo relacionada con la poca sintonía que tenía con el entrenador.

De este modo, el club ha puesto su vista en Chumi, central del FC Barcelona que no ha contado con apenas participación. Una situación idónea para el Cádiz CF, que ya conoce a la perfección a la cantera azulgrana, por la que pasó el mencionado Fali. Asimismo, Alberto Perea también se unió a la causa amarilla procedente del filial del FC Barcelona.

Chumi

Una cláusula al alcance de muy pocos

Eso sí, Óscar Arias no tendrá fácil hacerse con los servicios de Chumi. Debido a su buena progresión, el club azulgrana se vio obligado a atar al joven defensor. Es por eso que, en su última renovación, el club impuso una cláusula de 100 millones de euros. Una cifra desproporcionada a la que muy pocos equipos pueden llegar.

Así pues, la única opción factible sería una cesión que contentaría a las tres partes. Chumi contaría con los minutos necesarios en la élite, el Cádiz CF obtendría a un central de garantías y el FC Barcelona seguiría teniendo en propiedad a un jugador con un gran futuro por delante que casa muy bien con la filosofía de la entidad azulgrana.