El CD Tenerife pierde de vista a Joselu gracias al Logroñés

Podría darse el hecho de que el delantero cambiase de equipo para obtener mayor cantidad de minutos

Joselu ha pasado de ser un jugador intranscendente en el Tenerife a ser un jugador al cual le han puesto en el punto de mira desde todas partes, incluido desde el Logroñés. Al parecer el delantero estaría siendo comercializado por el club blanquiazul en referencia a las pocas o escasas oportunidades que ha manifestado Luis Miguel Ramis. Eso como medida para lo que resta de temporada.

Como es habitual en este tiempo, donde el mercado llega a su punto más crucial, los futbolistas van marcando la idea de partir cuando el panorama no les es favorable. Y Joselu es consciente de ello. El tema es que no está dispuesto a partir a un club donde las aspiraciones están siendo mucho más contenidas que en donde está.

Joselu
Joselu, del CD Tenerife está siendo tentado a marcharse al final del invierno

La idea en un comienzo no ha pasado los filtros necesarios; se complica el paso del Tenerife al Logroñés de Joselu

Una vez ha caído la idea de salida lo primero que han hecho desde el Tenerife es poner en contexto al implicado. Le han explicado que la idea no es otra que manifestar su tranquilidad. Permitiendo que llegue a un equipo donde tenga mayores opciones de figurar favoreciendo su carrera. Y el tema no se ha complicado más porque sencillamente la respuesta ha sido negativa.

Las razones no han sido foco de exposición mediática, pero al parecer el proyecto deportivo no ha sido de su agrado como para tomar semejante decisión. Hasta el momento las cosas se han planteado de esa manera, y ha supuesto un evento negativo en tres direcciones, incluidos los dos equipos que venían trabajando arduamente en concretar un traspaso limpio.

Perdida la opción es momento de planificar el resto de la temporada con este caso en medio

Sin el aval de Joselu el Tenerife tiene dos opciones, una es buscar junto a su encargado o representante un club en el que se sienta a gusto, o dos mantenerlo en la plantilla a expensas de las opciones que le brinde el míster. La primera es muy compleja dado el tiempo, y por supuesto, dada la falta de oportunidades que han caído esta campaña sobre su mesa.

La segunda aunque mucho más sensata, supone un retroceso en el valor comercial del mismo, y en su confianza como deportista de alta competencia. De manera que lo que resta de semana será un cónclave continuo en el cual se deben tomar diversas decisiones amparadas siempre en la favorabilidad económica del club y las aspiraciones del deportista.

Waldo Rubio Tenerife