El Celta más azulgrana no pudo con el Barça