El Chelsea se acomoda entre los cuatro primeros