El coñazo repetitivo de la Sexta Noche le lleva al desastre

El programa de Iñaki López cae en desgracia ante la monotonía de los invitados

La Sexta Noche ha ido perdiendo fuelle a medida que se desgastaba por el desastre de la pandemia. Se ha llegado a un punto en el que los espectadores demandan un formato más fresco y no ver semana tras semana a los mismos tertulianos. Y, lo que es peor, los mismos invitados.

Este aspecto es lo que más cabrea a los espectadores de La Sexta Noche. Sin ir más lejos, este pasado sábado, las audiencias ya comenzaron a mostrar un panorama desolador. Incluso Informe Semanal, el programa histórico de TVE que ya no veía nadie, ha tenido más espectadores.

Desastre Sexta noche
Revilla en La Sexta Noche

Mismos tertulianos, mismos invitados

Las causas son muchas y muy variadas. Por un lado, el ataque a La Sexta con motivo de la pandemia, por blanquear constantemente las actuaciones del Gobierno Sánchez. En la derecha ya colgaron la etiqueta hace tiempo y ahora, además, también se han sublevado en la izquierda.

Porque tertulianos como Inda, Marhuenda o Claver también enciende a los progresistas. No entienden cómo si se considera un medio de izquierdas y progresistas, vayan semejantes carcas cada sábado. Algo que empieza a pasar factura al programa que presenta Iñaki López.

El desastre de La Sexta Noche

Pero hay muchas más causas. Los invitados. Se ha puesto muy de moda en Atresmedia, la presencia de caras amables para tratar ciertos temas. Un ejemplo claro es el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que está hasta en la sopa. Para hablar de economía, Revilla, para hablar de pandemia, Revilla, para hablar del rey emérito, Revilla…

Al final, siempre los mismos tertulianos, siempre los mismos invitados, siempre los mismos chascarrillos de Iñaki López en las redes… La Sexta Noche se ha precipitado hacia el desastre más absoluto. Los datos hablan por sí solos y si quieren ponerle remedio urgen cambios en La Sexta Noche.

Sobera Precio Justo