El dato que demuestra que el declive de Messi en el FC Barcelona ha llegado

La amenaza de partida vuelve a asustar a los aficionados

Leo Messi le ha dado el día de ayer el triunfo al FC Barcelona tras el lanzamiento de una falta dentro del área, es decir, por la vía de penal. La Real Sociedad es una de sus víctimas preferidas, pero como sea hubo algo tras este hecho les ha dejado preocupados a todos. El astro argentino ha alimentado una estadística que demuestra su mal estado de forma.

Luego de cometer una falta sobre Mikel Merino, se ha ganado la tercera tarjeta amarilla consecutiva por primera vez en su carrera, tras lo hecho contra David Ospina en Nápoles y Casemiro en Madrid. Es una simple estadística, pero habla muy claro de lo que se está viviendo en Barcelona, una merma física importante de Messi que se traduce en este tipo de acciones.

Messi

Llega tarde a las jugadas porque sencillamente no está bien físicamente, y tarde o temprano podría estar acarreando sanciones disciplinarias. En Can Barça ya se empiezan a cuestionar las posibilidades de solución y hasta el momento las sensaciones no son las mejores. El caso es que ha asido detectado y Setién con las manos a la cabeza observa lo que puede ser un punto de quiebre.

Real Madrid juega con la presión del resultado culé

Al menos hasta hoy, el FC Barcelona será el líder absoluto de LaLiga luego del sufrido triunfo. El gol, que ha llegado en los minutos finales y tras una revisión en el VAR por una mano dentro del área, les ha devuelto el liderato a los culés, que lo ponen a prueba de inmediato cuando esta noche el Real Madrid visite el Benito Villamarín de Sevilla para enfrentar al Betis.

Un juego de alta tensión que puede arrojar varias noticias de paso, si es que termina siendo como ha manifestado Rubi, afrontado con optimismo y valentía para el local. Un triunfo del Betis vuelve a desequilibrar la tabla de posiciones a favor del FC Barcelona, mientras que los dos resultados restantes, mantienen al Real Madrid en lo más alto.

Rodrygo Goes

Pasada esta enorme prueba queda en la retina de los aficionados del mundo el hecho directo, a Messi se le está acabando la gasolina, sigue jugando a un gran nivel pero sin los arrestos físicos del pasado. Con 32 años y un margen de juego muy frecuente, es apenas normal que suceda, lo que pasa acá es que lo resienten, y sin él en cancha todo vendría mucho más complejo, eso todo mundo lo sabe.

Síguenos en google news

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El Liverpool desquicia al Real Madrid en su pelea particular por Mbappé
Comensal sin sangre en First Dates se toma todo con filosofía
El Atlético ya sabe decisión final de Simeone con Vrsaljko y Arias