También han visto a otros clubes como opciones de rapto dentro del plazo que les ha dado la Federación

Valencia CF es uno de los clubes más activos de toda LaLiga en lo que refiere a los fichajes. Las necesidades, las obligaciones y las circunstancias los han llevado a centrarse en la búsqueda que de momento tienen en un punto de indecisión bastante complejo. A la lesión de Garay se le suma que no han encontrado al sustituto ideal y eso ya preocupa.

Lo primero que han ponderado en esa labor ha sido el hecho de encontrar un central que juegue en España, que tenga libertades de salida, y que su carta rodee las tres B, bueno, bonito y barato. Ese es el hecho, el campeonato está en sus zonas más calientes, y nadie ahora mismo está en la posición de soltar.

Albert Celades

El primero en aparecer en la lista ha sido Salisu de Real Valladolid. Sin embargo, su precio es alto, y teniendo en cuenta lo que se juegan los pucelanos, será hasta el verano que den una luz. Jorge Sáenz es el siguiente, y allí mismo aparecen: Nacho, Aridane, Siovas y Sidnei. Todos con situaciones complejas, a las que de momento le quieren hacer el quite.

Por tal motivo se han fijado en la sensación de LaLiga, el Getafe de José Bordalás. Entienden que tienen la dupla de zagueros más sólida del campeonato, que han dado un recital de lo que es defender en ciertos espacios, e incluso desplegados a campo abierto. Djené, que estuvo en los planes del Real Madrid es uno, y Etxeita es el otro.

Ambos acarrean experiencia y mucho potencial, y teniendo en cuenta la situación se acomodan a todas las exigencias del cuadro ché. La idea no es otra que acomodar un proyecto a futuro, que incluya más que contratos cortos. Con el que se ficha se busca acomodar argumentos de cara a las temporadas venideras y eso significa inversión. El tema es que ahora la solvencia no es su mayor aliado, y ante eso se trabaja día y noche. Incertidumbre total, el plazo entregado está por terminar.

Síguenos en google news