El encontronazo Messi – Griezmann del que nadie habla

Griezmann tendrá que aceptar que Messi es el capataz y único dueño de la libertad de movimientos en el FC Barcelona

La temporada aún no está ni cerca de iniciar y ya la expectativa generada es enorme. Con las contrataciones trabajando a full time, Ernesto Valverde a querido ir incorporando a su idea tanto a De Jong como a Griezmann, siendo este último el gran foco de los medios al tratarse de una de sus piezas más perseguidas en los últimos años.

Pero solo será hasta que lleguen los grandes jugadores de sus vacaciones que el morbo pasará a un segundo plano, ya que de momento lo que se genera afuera del campo va hacía un terreno un tanto inhóspito e inclemente. Como no podía ser de otro modo, Griezmann es lastrado por sus declaraciones de hace un año, y por debajo de Messi, todos son considerados peones.

Antoine Griezmann

Bien es sabido que el francés puede cumplir varios roles en el verde césped, pero saber con exactitud dónde va a iniciar su participación cuando estén todos es una incógnita. En el Atlético tenía completa libertad para moverse, generar fútbol y atacar desde atrás la pelota, pero en Barcelona no será así claramente.

En el Barça el dueño de esa posición es Messi

Con Messi la situación cambia drásticamente, él es el dueño del ataque, es el único jugador con libertad absoluta para moverse en las bandas y en el centro, dejando a los demás a posiciones más fijas e interpretativas desde los desplazamientos del argentino. Eso es justamente lo que tendrá que hacer Griezmann que parte con una ventaja, su versatilidad.

Para el francés no es un verdadero problema poder llevar a cabo ese rol, es más, en la selección francesa lo hace y en sus inicios con la Real también. En el club de San Sebastián brilló como extremo izquierdo, y en Francia actuaba de punta junto a Giroud. No importa el rol, el tema radica en si podrá entenderse con Messi y Suárez, las vacas sagradas del club ahora mismo.

Leo Messi

Es toda una incógnita, ya que han habido roces alejados desde su rivalidad con el Atlético y el Barcelona, y desde los externo por su negativa a ir al club hace un año, lo cierto es que ahora tendrán que estar unidos, y en el caso de Antoine, aceptar que Leo está por delante y que le lleva años luz de identidad con el club.

© Copyright 2019 GOL digital ·