El enorme pasivo oculto que deja Urrutia en el Athletic de Bilbao

Se cobra mucho pero se trabaja poco, sensación creciente entre los aficionados del Athletic Bilbao que no entienden algunas decisiones en cuanto a las renovaciones, que son un pasivo oculto

 

Es una evidencia que el Athletic Club de Bilbao no atraviesa por el mejor de sus momentos. En las últimas temporadas el conjunto vasco ha reducido de manera alarmante uno de los rasgos que siempre han caracterizado al club. La intensidad. La sensación de acomodo, tanto a nivel deportivo como institucional, ha llevado un debate a la calle.

Los aficionados del Athletic comienza a comparar al equipo de su corazón con el Gobierno Vasco. Entienden que ambas instituciones tienen un denominador común. Cobran mucho pero trabajan al tran tran. A la sensación de conformismo de algunos jugadores, se une las decisiones de la directiva de renovar por decreto a casi la totalidad de la plantilla, independientemente de lo demostrado sobre el terreno de juego.

 

San Mamés / Agencias

La filosofía del club hace inevitable que se combinen años buenos con otros de reconstrucción y búsqueda de los canteranos ideales para dar el salto. Pero lo que nunca debe perderse es la lucha en cada partido como si fuese el último. Con entregarse al máximo, la afición de San Mamés ya disfruta con su equipo, independientemente del resultado. De ahí el acuciante problema con la tendencia creciente en los últimos años al acomodo deportivo, sueldo de crack, resultados del montón. La filosofía del Athletic sale muy cara al socio con este panorama y mientras tanto San Mamés se vacía como nunca en su historia. Además a nivel económico, lo que deja es un pasivo oculto (renovaciones) de mil pares sin sentido.

© Copyright 2018 ⋆ GOL digital ⋆ ·