El entrenador del Zaragoza busca soluciones a posible fuga de Eguaras

Complejo panorama para el equipo principal, que ahora debe luchar con la cruz de tener que salvar la categoría

Al Real Zaragoza le han caído todas y juntas al tiempo, la compleja situación deportiva se tiene que sumar a la baja de Eguaras, una pieza bastante especial y de mucha trascendencia en el medio campo. El de Ansoáin ha visto la quinta amarilla y será baja el partido que viene, en medio de un compromiso que les ha representado una nueva derrota y la alarma general en la tabla de posiciones.

Para JIM esto ha sido la hecatombe, una situación compleja a la que se le suman otras bajas como la de: Sanabria y Javi Ríos, todos titulares en el esquema habitual. Además Francho también sigue fuera, principalmente porque no se ha recuperado de su contagio de COVID-19. Oviedo les ha dejado heridos, pero les ha dejado heridos de muerte.

Íñigo Eguaras
Íñigo Eguaras filtrando pelotas en el medio campo

Ahora es momento de superar el bache, y JIM, entrenador del Zaragoza se plantea un futuro cercano sin Eguaras

Se debe tener en cuenta que no es solamente la amenaza inmediata, pues Eguaras tal parece va a poder poner en forma su proceso de salida del Zaragoza. No está conforme con la situación que están viviendo y tampoco piensa esperarse bastante más. De manera que JIM ha puesto en marcha su plan B, subiendo o eligiendo desde la cantera alternativas que nutran su plantilla.

Hoy solo parece contar con: Igbekeme, Zapater y Adrián, tres jugadores vitales pero que no han sido constantes en esa idea de perfilar un equipo base y sacarlo al ruedo. Aunque allí también pueden entrar Bermejo y hasta Vuckic que por técnica sabe que entra en esa idea. De tal manera el elegido ha sido Iván Castillo, un joven que ha iniciado la semana realizando trabajos con el grupo a la espera de una incursión en las labores técnico-tácticas.

JIM no le pierde de vista al trabajo en divisiones menores para solucionar de arranque los grandes problemas que se presentan

Su llegaba tuvo efecto y en este instante por las circunstancias parece frenado, pero Juan Ignacio Martínez es un entrenador con toda la perspectiva de seguir fraguando un trabajo interesante. Vigila de cerca lo que vienen haciendo en las categorías menores, y está pendiente de esa evolución para tomar nota y sumar efectivos en las distintas zonas del campo.

La situación financiera es otro condicionante y amparado en ello ha intentado ir subiendo el nivel de exigencia para ganar terreno en estos campos. Lo más cercano es el compromiso ante Illueca, que puede ser el punto de inflexión pese a las dificultades para seguir construyendo un equipo mucho más consistente y confiable.

Zaragoza JIM