El escándalo de Ben Johnson atrofió el potencial económico del atletismo