El estilo está, lo que peligra es la mentalidad… por CRISTIAN PULINA

No conozco a nadie que no se haya relajado nunca y menos a nadie que no se haya relajado ante situaciones de mucho éxito. Somos humanos, seres emocionalmente inestables e imperfectos, de hecho, quizás ahí radica la clave de nuestra felicidad, porque si sólo atravesaramos buenos momentos, si todo fuera de "color de rosa", posiblemente no seríamos capaces de valorar lo bueno.El Barça tiene un estilo que funciona, de eso no hay la más mínima duda. Ahí están los números de... ¿la última temporada?, ¿las últimas 5?, ¿las últimas 9?, ¿las últimas dos décadas? Sí, más bien, yo diría las últimas dos décadas, con un estilo claro y totalmente definido por el concepto: "Si yo tengo la pelota tú no la tienes". Tengo la pelota, luego mando yo sobre el partido. De mi capacidad organizativa en ataque va a depender que consiga hacer goles y que tras pérdida consiga recuperar más o menos rápido para volver a mandar.El Barça manda, es para mí sin ninguna duda el mejor equipo del mundo, tanto en la victoria como en la derrota, de hecho los que lleváis aquí desde 2007 lo sabéis bien. Incluso cuando terminamos a 18 puntos del Real Madrid y no ganamos nada sostuve que eramos el mejor equipo del mundo y defendía al máximo tanto a Rijkaard como especialmente la continuidad del modelo deportivo, pero... ¿cómo puedes ser el mejor del mundo sin ganar nada y acabando a 18 del Real Madrid?Pues porque el estilo funciona pero la cabeza no, y obviamente el nivel competitivo se ve penalizado, pero esto no significa que se deje de tener las herramientas para ser el mejor como demostró Guardiola al llegar, reorganizarlo todo y conseguir la mejor temporada de la historia del Barça y de toda la historia del Fútbol europeo.La mentalidad es clave y desgraciadamente potenciarla no es tan sencillo como entrenar la condición física, técnica o táctica, donde con unos cuantos ejercicios casi siempre puedes mejorar un poquito más cada día. Obviamente hay mejores y peores entrenadores en el aspecto motivacional, pero es que aún teniendo al mejor motivador del mundo, al final dependes de que los jugadores no hayan llegado al límite, a ese punto donde ya estás aburrido porque lo has ganado todo y todo lo que está por venir no son nuevas experiencias, sino las mismas, lo que no te lleva a tener una conducta negativa, sino a una actitud de sosiego, calma y tranquilidad que es demasiado "light" para lo que necesita el estilo del Barça.¿Por qué digo esto? Por dos razones. La primera para minimizar la responsabilidad de los entrenadores en el aspecto motivacional y también de los jugadores, ya que es increíble que este ciclo todavía no se haya terminado teniendo en cuenta la exitosa trayectoria del equipo. La segunda, porque es demasiado fácil culpar a la táctica u otros factores cuando las cosas no salen. La táctica es buena, lo que falla es la ejecución, porque si la ejecución no se realiza con la intensidad psíquico-física (y aquí uno las palabras y pongo antes lo mental, porque creo que se puede estar a tope físicamente, pero si no estás motivado, parece que físicamente tampoco vas bien cuando no es el caso...) adecuada la eficiencia de la táctica no va a ser la misma y obviamente un equipo de unas características técnicas, tácticas y físicas tan específicas como el nuestro - jugadores bajos, livianos, de gran calidad técnica, pero poco acostumbrados a correr, al juego aéreo y a ganar en el cuerpo a cuerpo en acciones defensivas - no puede variar su táctica de la noche a la mañana.Desde este espacio y como barcelonista, mi reconocimiento una vez más para estos jugadores, por todo lo que han dado - que ya no se los quitará nadie - y lo que siguen dando, pero eso sí, hay que tener claro que cuando la mente falle, deben tomarse soluciones por muy traumáticas que estas sean, porque "el estilo está", pero lo que fallará, seguramente será la mentalidad y no debemos esperar a que esta esté plenamente agotada para darnos cuenta.CRISTIAN PULINA / eurosport
Omar Mascarell