Se ha destapado la verdadera razón por la cual el FC Barcelona salió en su momento de Yerri Mina

Mucho se ha venido hablando y especulando acerca del futuro de una de las grandes figuras que dejó el último mundial realizado en territorio ruso, Yerri Mina. El cafetero, que por estos días se encuentra en su país concentrado para disputar la Copa América está siendo valorado para salir del Everton, equipo que se ha cansado de su mal rendimiento y constantes lesiones.

Según las últimas versiones, llegadas principalmente de Colombia, dicen que el cuadro inglés dueño de su pase viene manejando una gran opción desde Turquía con el Fenerbahce para terminar cediéndolo. Una jugada que pretende en primera instancia recuperar al jugador, darle minutos y por supuesto, elevar su rendimiento para reclutarlo de nuevo una vez logre superar las adversidades.

Yerri Mina Barcelona

Pero más allá de todo lo que rodea su salida y la petición de su entrenador de darle un respiro, se ha destapado una olla que ha puesto a pensar y mucho a sus dirigentes. El FC Barcelona aprovechó el mundial para venderle debido al problema de fondo que atraviesa el central, problema que no es otro que su debilidad por la vida nocturna y el baile.

La Copa América se perfila como una nueva vitrina para el popular ‘Guachené’ Mina

Todo esto, sumado a sus lesiones y bajo nivel, llevaron al combinado catalán a aceptar una oferta razonable como en su momento la planteó el Everton, que puso a disposición 30 millones por los 12 que pagó Bartomeu desde Barcelona. Ahora la esperanza está sembrada en la Copa América y el papel que haga bajo las órdenes de Queiroz, que desde un comienzo lo tiene listo para saltar de titular.

Se prevé que de hacer una buena presentación con la selección colombiana, sus acciones crezcan de nuevo como el arroz, y esto vaya de la mano con la intensión de los toffees de salir del mismo de una u otra manera. Por ahora no hay más que se pueda hacer y con toda la maquinaria trabajando en conjunto, la esperanza recae de nuevo en el jugador mismo.

Carlos Queiroz

Mes crucial para Mina, y por supuesto para el Everton, rival de toda la vida del actual campeón de la UEFA Champions League, el Liverpool. De su momento en el torneo más antiguo del mundo estará cifrada su esperanza de actuar la campaña que viene, y dejar de lado con ella, lo malo de ésta que está por terminar, donde a duras penas logró jugar 13 partidos, 10 como titular y donde no alcanzó los 900 minutos sobre el césped.