Lo tienen atado por completo, al menos esa es la sensación

Una molestia generalizada es lo que ha despertado el hecho manifestante con las mencionadas opciones de salida en el caso de Riqui Puig. Conscientes del talento del jugador de apenas 20 años, en el FC Barcelona parecen obstinados a hacer de él, un buen argumento a futuro, con todo y las decisiones que se tomen. Lo último llega con respecto a su condición de incertidumbre contractual, en la cual la directiva en cabeza de Bartomeu, ha decidido pegarse de una cláusula que le permite extenderlo por dos años más.

Muchos indicaban que el centrocampista se terminaría marchando por falta de oportunidades, incluso si llegaba una oferta a título definitivo en caso de una compra. Pero eso ha quedado abolido, se le extenderá el contrato de forma unilateral por dos años más, lo que lo deja en Can Barça por ese periodo como un agente más en manos de Quique Setién.

Riqui Puig

Y pese a lo que se pudiera llegar a pensar, ha sido el mismo Riqui Puig el que lo ha certificado. Su mayor deseo, como canterano y fanático del club es brillar allí, por eso se ha cerrado a las demás posibilidades incluso cuando todo apunta que pasará una temporada adquiriendo experiencia en forma de cedido fuera del Camp Nou.

Setién toma importancia en este caso

Para toda dirección normal, el club le ha pedido a su entrenador ser quien tome las decisiones de fondo. Está muy claro que la idea es solidificar un sentido de pertenencia en cuanto a las creaciones deportivas, brindando oportunidades a escala a sus talentos, pese a que con el tiempo el club ha ido modificando estas conductas.

Con Riqui Puig se tiene claro que no es una apuesta inmediata, para eso tienen valores mucho más hechos, como es el caso de Frenkie de Jong, que además les ha costado una fortuna, a Sergio Busquets, y al mismo Arthur Melo. Pero si entienden que la dinámica y el parecido con el juego de Xavi, les garantizará un estilo de acá a que algunos de los mencionados decida dar un paso al costado.

Quique Setién

Setién decide en qué punto de la escala de importancia lo pone, si lo va a emplear en el primer equipo, si lo sigue dejando en el filial, o si por el contrario se abre a una cesión. Esta última alternativa es la que más les llama la atención, y de las que se vienen manejando muy buenos reportes. Incluso ya hay dos clubes tras esa posibilidad, el Celta de Vigo es una de ellas.

Síguenos en google news