Claro en su intensión, el cuerpo técnico anuncia al que va a ser el cuarto central del equipo de cara a la siguiente campaña

Una de las informaciones más sonadas en las últimas semanas anunciaba que el FC Barcelona dedicaría enormes esfuerzos en incorporar un central. Pues bien, esta teoría se ha acabado, y dejará un legado bastante más cerrado, que busca concretar alguien de las posesiones para ese cargo en el curso que viene. Entre Todibo y Rónald Araujo saldrá el elegido, y Setién ya parece tener su veredicto.

Para el entrenador seguir los lineamientos desde la directiva parece ser su única salida. Necesita apoyar la crísis con decisiones de este tipo, dado que la capacidad de inversión se ha visto seriamente afectada. En ese orden de ideas de los juveniles saldrá el que tendrá la enorme oportunidad de acometer ese último puesto, y como van las cosas el uruguayo parece ser el vencedor.

Messi

El que sea que tome el cuarto cupo en la lista de centrales de la plantilla tendrá la oportunidad de ser el sparring de Leo Messi, siendo esto un hecho no menor. Para cualquiera de los dos es importante, pero solo hay cupo para uno. Araujo viene creciendo, ha demostrado en el filial su calidad y según indican los allegados a la interna del grupo es el que se quedará con la mención.

Araujo llamado a continuar el legado uruguayo en LaLiga

Lo juega todo en los campeonatos alternos, y con apenas 21 años ya ha podido demostrar su calidad a un nivel altísimo. Les gusta mucho más que Jean-Clair Todibo, que luego de regresar de su cesión en Alemania tendría definido y limpio el camino para salir en venta definitiva, o como fórmula de intercambio por otros objetivos.

Eso sí, ha de saber quien gane el pulso que debe tener claros sus roles, los mismos que no pasan más allá de ser secundarios. El cuarto central es la segunda opción en la lista de posibilidades. Detrás de Piqué, Lenglet y Umtiti, a Araujo sus chances se le acomodan a lo que son los entrenamientos diarios en el contacto con los mejores futbolistas del planeta.

Ronald Araujo

Todo esto va en favor de una reestructuración institucional que tiene como punto de partida, la revisión a profundidad de sus casos en concreto. No podrá ser al menos de momento el acercamiento de Matthijs de Ligt, ni de Christensen, pero sí se puede amilanar el tema con el charrúa que está haciendo campaña para igualar las buenas actuaciones que han dejado como punto de referencia algunos compatriotas suyos como es el caso de Diego Godín y Josema Giménez.

Síguenos en google news