El Atlético de Madrid termina de forma convulsa el mercado y quedan abiertas varias heridas que habrá que ir solucionando

El Atlético de Madrid es uno de los equipos que más se ha movido en el mercado estival. Sin embargo a pesar de que Simeone está contento con lo que tiene a su disposición aún se esperaba un bombazo de última hora en forma de fichaje. Fichaje que finalmente, debido a varios condicionantes, no terminó por hacerse realidad.

Porque el Real Madrid dio marcha atrás con Gareth Bale, de hecho ha sido titular en los tres choques de inicio de liga y con rendimiento bueno. No parecía factible que James fuese a compartir plantilla con el galés, ya que a pesar de la lesión de Asensio el puesto de extremo derecho contaba con varios integrantes, entre ellos Vinícius, Lucas o Brahim, además de Bale claro está. Pero Florentino Pérez quiso dejar salir a James al Atlético.

Simeone

El Atlético de Madrid pretendía utilizar los 50 millones de euros que debía ingresar por la venta de Correa al AC Milan para fichar un crack. Esa es la cantidad que el Real Madrid había pedido anteriormente al Nápoles por su traspaso. Sin embargo, el mercado fue pasando y terminó sin fraguarse ninguna de esas operaciones.

Correa se queda e impide llegada de un crack

Finalmente, el argentino Ángel Correa no pudo salir del Atlético de Madrid. El acuerdo con el AC Milán estaba cerrado en 50 millones más 5 en variables. Sin embargo, era premisa obligatoria dejar antes salir a un André Silva que fue ofrecido a Valencia CF y Sevilla FC pero obtuvo un rotundo no por respuesta.

Correa Atlético Madrid

Se trataba de una operación made in Jorge Mendes. Correa se iba al Milan, Rodrigo Moreno recalaba en el Atlético de Madrid y André Silva completaba su pase al Valencia CF. Este último factor no se dio y todo se vino abajo. El Atlético cerró el mercado con la salida de Kalinic, pero no pudo completar la llegada de un crack.

En diciembre a por Eriksen

Sin embargo, hay otro crack que se puede poner a precio de risa. Hablamos del deseado Christian Eriksen, también pretendido por el Real Madrid. El danés se ha negado en rotundo a renovar su contrato con el Tottenham, que expira en 2020, por lo que el conjunto inglés le puso precio en torno a 30-35 millones. Sin embargo, sabedores de que Eriksen se negaba a renovar, nadie se lanzó a por el danés.

El Atlético tiene un plan para abaratarlo aún más. Los de Simeone no tenían la urgencia de ficharlo ya. Por eso el plan fue esperar a diciembre. Acabando contrato en verano, a partir del 1 de enero es libre de negociar con otros clubes. El Atlético pretende llegar a un acuerdo con el jugador y después forzar su salida en enero a un precio irrisorio. La nueva normativa le permitiría jugar la Champions League.

Es de suponer que si llegan a verano, Eriksen será un bien muy codiciado y muy complicado de fichar. Porque al ser gratis le ofrecerán unos contratos muy difícil de asumir por el Atlético de Madrid en relación con los Real Madrid, Manchester United o FC Barcelona. Por eso el Atlético quiere pagar traspaso en enero, de forma que se anticipe al resto.