El Ford Mustang Mach-E el coche perfecto para conductores aventureros

Este auto llegará para acelerar la conducción de los seguidores de la marca más vendida

Ford Mustang Mach-E ha llegado oficialmente a Europa, y estará en las manos de sus primeros propietarios a principios del próximo año. El primer Ford de producción en serie es concebido desde el principio para ofrecer una conducción totalmente eléctrica y cero emisiones, para llegar a los clientes europeos.

El fabricante americano, conocedor de los gustos de los clientes, ha realizado una serie de modificaciones en el chasis. Esto para calibrar la amortiguación, los muelles, las barras estabilizadoras, la dirección y los parámetros del tren motriz al tipo de conducción. Además, a las carreteras a las que tendrá que enfrentarse el SUV eléctrico en el Viejo Continente.

Ford Mustang Mach-E
Ford Mustang Mach-E llega para revolucionar el mercado del SUV

La tecnología con que la que ha llegado el nuevo Ford Mustang Mach-E

Ahora, los futuros compradores del Ford Mustang Mach-E  pueden decidir la configuración de su coche eléctrico eligiendo dos parámetros clave en su mecánica: uno o dos motores eléctricos para ofrecer tracción trasera o total, y la capacidad de la batería. Todo lo demás, se basa en diferentes equipamientos, calidades y colores.

El Mustang Mach-E también abre nuevos caminos para la tecnología, el confort, la comodidad y la asistencia al conductor más sofisticada. La nueva generación del sistema SYNC analiza y aprende con los comportamientos del conductor, y con ese conocimiento hace recomendaciones que suponen un ahorro de tiempo. El sistema ‘Phone as a Key’ reconoce el smartphone del propietario y permite el acceso al vehículo sin llave. 

Sus baterías de alto rendimiento tiene a los futuros compradores realmente encantados

Ya sea la variante de rango de autonomía estándar de 288 celdas y 68 kWh o la variante de rango extendido de 376 celdas y 88 kWh, la batería de ion-litio siempre está ubicada en el medio de los dos ejes y debajo del piso. Todo esto con el fin de lograr un centro de gravedad bajo capaz de soportar la dinámica deportiva del Mustang.

La energía de la batería se transfiere a un motor de corriente alterna refrigerado por aceite y montado en la parte de atrás para accionar las ruedas traseras. También, a un motor adicional montado en la parte delantera para los modelos con sistema de tracción a las cuatro ruedas. El motor trasero síncrono de imán permanente permite disponer del par máximo en 0,5 segundos.

Futuro Hamilton