El Galatasaray, con la pólvora mojada