El gesto del CSD llega tarde ante la ausencia de ayudas