El gran problema de Pasapalabra con la rivalidad de Pablo y Marta

El programa de Antena 3 lleva varias semanas sin emoción, pues los concursantes tienen un nivel muy dispar por su experiencia

Pasapalabra sigue siendo, con diferencia, el programa líder de Antena 3. Sin embargo, a pesar de los grandes datos de audiencia que registra, los espectadores han comenzado a cansarse. Y es que la rivalidad de Pablo y Marta en Pasapalabra tiene un importante problema.

Un problema que provoca el cansancio en los espectadores, que ahora han confirmado en redes sociales por qué están dejando de ver el concurso. Un concurso que, con el paso de los programas, se ha vuelto monótono y sin emoción alguna, pues desde el primer momento se sabe lo que va a pasar.

Pablo Pasapalabra
Los espectadores aseguran que Pasapalabra ha perdido emoción por el diferente nivel de Pablo y Marta

Marta no consigue ganar a Pablo en Pasapalabra

Durante muchos programas, Pasapalabra vibró con la rivalidad de Pablo y Nacho y posteriormente con los enfrentamientos entre Luis y Pablo. No obstante, desde su eliminación, el programa de Antena 3 no ha encontrado un rival que consiga acercarse al nivel de Pablo.

Marta acumula ya casi una treintena de programas, pero siempre muy alejada del nivel de Pablo. Y es que, a pesar de los reñidos duelos de El Rosco, tan solo ha conseguido derrotar a su rival en una ocasión. El resto, han sido todas derrotas y en seis ocasiones en empatado.

Pablo arrasa en Pasapalabra y los espectadores se cansan

Debido a esta situación, muchos espectadores han criticado a Pasapalabra en redes sociales. Y es que consideran un gran problema que los rivales de Pablo no estén a su nivel, que es altísimo después de casi 200 programas, pues la emoción de El Rosco se pierde.

La solución que proponen es enfrentar a Pablo con Orestes, quien en el programa especial de hace unas semanas consiguió el derecho a regresar a Pasapalabra. De esta forma, esperan que la emoción vuelva a la prueba final de Pasapalabra para no perder a más espectadores.

La Hora de la 1