El Granada, “atrapado” en el aeropuerto