El Hormiguero pone de los nervios al líder de McLaren F1 (futuro campeón)

El programa volvió a traer a uno de los participantes que más ha sorprendido al público en los últimos años. Un show con cante en directo, instagram stories y muchas aventuras que hicieron al invitado vivir una noche para el recuerdo

El actual campeón del Dakar 2020, Carlos Sainz, visitó a Pablo Motos en su programa de Antena 3 El Hormiguero para celebrar su reciente victoria, con la que ya suma 3 a su palmarés y con la que bate el récord en ser el piloto más mayor en conseguirla. Un verdadero hito para el Dakar.

El presentador consiguió que ‘El Matador’, como se le conoce entre los pilotos, se sintiera tan cómodo y natural en la entrevista que hasta logró que se arrancara a cantar una de sus canciones preferidas según el mismo afirmó, la canción de la serie ‘Marco’.

Carlos Sainz en ‘el Hormiguero’

Esto fue una especie de reto para intentar conseguir que Sainz tuviera más seguidores que su hijo, Carlos Sainz Jr., en Instagram. Y nada más lejos de la realidad, ya que si bien sí que se ganó la simpatía del público y muchos comentarios en Twitter, no consiguió superar el millón de su hijo.

Pablo Motos

Aunque este no tardó en reaccionar, y de forma simpática e incrédula al ver a su padre en semejante situación, subió un vídeo para mostrar su respuesta a sus seguidores. En él aparece riendo y algo avergonzado ya que el piloto no se esperaba que su padre decidiera mostrar esa faceta más personal.

Ya en otra parte de la entrevista más enfocada al aspecto deportivo, Sainz afirmó que aunque ya esta haya sido su tercera victoria en uno de los rallys más difíciles de conseguir, el año que viene no descarta volver a intentarlo y batir su propia marca.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Zidane ya tiene su goleador sorpresa para el Real Madrid
Disparate en La que se avecina con el nuevo matrimonio de Antonio Recio
Complot en El Chiringuito para hacer la vida imposible a Eduardo Inda