El ‘Once Ideal’ de los jugadores más fieles a sus clubes

Amor por un escudo. Esto es lo que sienten muchos jugadores. Algo increíble de describir cuando puedes darlo todo por la camiseta que defiendes vengan malos o buenos momentos. En tiempos en los que el fútbol es más dinero que sentimiento por una ciudad, unos colores, y un club, hay jugadores que han dejado intacta su lealtad y su amor. Para estos jugadores, el dinero no es lo más importante, sino el club que les representa.

Oliver Kahn (Bayern Munchen)

Un apasionado por los colores que se enfundaba, para él ponerse la elástica del Bayern de Munich era siempre una ocasión especial. Criado en el club de Karlsruher, y querido aún más en el Bayern de Munich, hizo de una portería, un muro infranqueable para los rivales. ‘El Mono’ que es como le apodaban muchos, se pasó mucho tiempo trepando la portería del antiguo Olímpico de Munich. Y con una despedida atronadora, hizo que la afición aún sienta el aliento de este portero, en el nuevo Allianz Arena. Sin duda, un jugador eternamente recordado.

Carles Puyol (Fútbol Club Barcelona)

Uno de los jugadores más fieles hacia la camiseta que le representa. El jugador ilerdense ha sabido devolver al club y a su afición, lo que ellos le han dado a él. Ha tenido ofertas de equipos muy grandes, cuando el Barça estaba de capa caída, pero el quiso triunfar en el Barça, por todo lo que le ha dado. 35 años, y un único escudo: F.C.Barcelona.

John Terry (Chelsea)

Siempre es fácil dejar el barco cuando las cosas van mal, pero no si realmente quieres a un equipo, y encima, es santo y seña durante casi toda tu vida. Esto es lo que le ha pasado a John Terry, que capitanea un Chelsea que, aunque esté en horas bajas, no ha dejado, ni deja el timón. Tuvo un pequeño paso por equipos como el Nottingham Forest, o el West Ham, pero lleva tantos años en el club de Londres, que su sangre ha pasado a ser ‘azul’.

Paolo Maldini (Milan F.C.)

El más querido de todo Milán, de gran parte de Italia, y del mundo entero. Paolo Maldini ha desplegado un juego, y un amor hacia un club, que allá donde iba, dejaba a la afición descuadrada, enamorada con su juego. Más de 20 años han sido los que ha pasado en el Milan, y porque las piernas han dicho basta, porqué si por él fuese, seguiría en el club ‘rossonero’. Siete Ligas, y cinco supercopas italianas, y 41 años cuando se retiró, son los números que avalan de un jugador, que será recordado en Milan.

Xavi Hernández (F.C.Barcelona)

Es considerado, para muchos, el mejor centrocampista de la historia. Xavi Hernandez, junto con Carles Puyol, son los dos símbolos por los que gira el barcelonismo hoy en día. Criado en La Masía, el metrónomo culé reconoció que estuvo a punto de hacer un pequeño cambio de aires, pero el amor que siente por el Barça fue tan alto, que hizo quedarse aquí. La oferta le vino del Milan, en la época de Pirlo. A quien no le habría gustado ver a Andrea Pirlo con Xavi Hernández… Pero no está mal acompañado el centrocampista de Terrassa, con jugadores como Sergio Busquets.

Frank Lampard (Chelsea)

Vinculado con el Real Madrid en más de una ocasión, ‘Frankie’ Lampard demostró ser el emblema del Chelsea. Cuando más mal iban las cosas en el club, sacaba pecho para defender el escudo que tanto ama. Y es que es muy difícil decir que no cuando te viene un equipo con un proyecto muy grande, que es lo que le ha pasado más de una vez al centrocampista inglés. Pero demostró que los colores, están por encima de cualquier millonada posible. Y con el tiempo, a Lampard le han dado la razón.

Daniele De Rossi (AS Roma)

A Daniele De Rossi le han visto de todas las maneras: Con pelo, e incluso sin pelo. Pero en un sólo club. Forjado en la Roma desde siempre, nunca ha querido irse del lobo que tanto ama. Ha sido lo que le ha dado de comer durante estos 12 años que lleva en el club italiano. Y es que, a pesar de haber recibido ofertas de uno de los mejores equipos del mundo, como es el Barcelona, los colores son más importantes que el dinero, y la lealtad para él, es lo más importante.

Steven Gerrard (Liverpool F.C.)

‘He will never walk alone’. Steven Gerrard es lo que deberá de pensar cada vez que salta al campo, que nunca se siente solo. Arropado por la afición que cada fin de semana le ve jugar, cuando salta al césped de Anfield Road, y ven todos su cara, piensan que la lealtad y la fidelidad por este club, nadie la podrá dar. Es un jugador que será muy recordado con el paso de los años cuando se retire, y de bien seguro, que le harán un homenaje al más puro estilo de los grandes.

Ryan Giggs (Manchester United)

El demonio más longevo que jamás ha podido ver, y que jamás verá el teatro de los sueños. Unos sueños, que con él, se han hecho realidad. Es el jugador que más fiel ha sido hacia un club, y con el que más años han depositado toda su confianza: Un total de 24 años, en el que ha visto títulos de todos los colores, aunque un único entrenador, que es el que, a pesar del triste final que tuvo, fue el más apoyado: Sir Alex Ferguson. Trece Premier Leagues, cuatro FA Cup’s, y dos Champions League, entre otros muchos títulos, avalan al futbolista galés en el Manchester United. El amor que ha tenido este jugador por un equipo, pocos lo llegarán a tener.

Francesco Totti (AS Roma)

El eterno capitan de la AS Roma ha dejado una huella imborrable. Está y estará en el Olimpo de los mayores futbolistas, y de los futbolistas que más representación han tenido hacia un club. Francesco Totti ha visto de todo en la Roma, club en el que se ha criado, y en el que se acabará retirando: Desde ser titular indiscutible, hasta que llegara Luis Enrique, y le sentara en el banquillo, por las discrepancias que tenía con el preparador asturiano. Pero a pesar de haber recibido ofertas tentadoras, y haber tenido chaparrones grandes, la lealtad y el amor por un escudo, lo supera todo.

Raúl González (Real Madrid)

Esta celebración, para muchos, es especial. Raul González Blanco se ha pasado 16 años en el que era para él, el santuario blanco, su santa casa: El estadio Santiago Bernabéu. Recogepelotas del Atlético de Madrid, luego pasó por unas pruebas para ver si podía ser jugador del Real Madrid, y con los años, y a pesar de las críticas recibidas al final de su carrera como jugador blanco, ha demostrado que no quedará otro jugador como él en La Castellana. Ni jugadores que tampoco celebren como él los goles. El beso del anillo será recordado para la eternidad.

Sigue a @CBobante en Twitter

Erling Haaland