El incómodo cambio de Roland Garros que rompe rutina de Rafa Nadal

El Gobierno de Francia prohíbe distribuir botellas de plástico en eventos deportivos

Para nadie es un secreto que las reglas de la pandemia han sido muy estrictas, pero ahora, estás mismas ya no son tan exigentes. Y de este modo estamos viviendo una vuelta a uno de los torneos más importantes del mundo como lo es el Roland Garros con la participación de Rafa Nadal.

En este famoso torneo, hay ciertas y determinadas reglas que, aunque actualmente se hayan impuesto, resultan ser algo polémicas  y a uno de los que le tocó vivir un momento de impase fue al tenista famoso de la tierra batida, el español Rafael Nadal, quien se encontró un problema con las botellas de plástico. 

Nadal Roland Garros
No habrá espacio para publicidad en las botellas de agua en el mítico torneo

Esta vez el Roland Garros empezó con su polémica para afectar a Rafa Nadal 

Y es que Rafa Nadal ha dejado claro a lo largo de su exitosa carrera que es un hombre de supersticiones y rituales en sus partidos. El tenista repite cada paso en los torneos, gestos que ya todo el mundo del tenis conoce. Sin embargo, en Roland Garros ha tenido que modificar uno de ellos.

A sus famosas manías de colocarse el pelo y la ropa interior antes de que la pelota se ponga en juego siempre le precede el ritual de colocar minuciosamente sus botellas de agua en perfecta formación, pero este año no podrá ser. Una noticia que sorprendió a sus seguidores más fieles.

El 21 veces campeón de Grand Slam ha sido conocido por su multitud de supersticiones 

Una ley del Gobierno francés prohíbe la distribución de botellas de plástico durante la celebración de eventos deportivos, bajo amenaza de multa, con el objetivo de preservar el medio ambiente, lo que ha obligado a los deportistas a portar otro tipo de recipientes. Una ley aplaudida por muchos, pero polémica para otros.  

Sin duda, es un pequeño detalle sin mucha importancia que no cambia en absoluto el rendimiento del tenista balear sobre la importante arcilla parisina, donde ya ha disputado dos partidos con dos victorias contundentes para su carrera en su camino a tratar de conquistar su decimocuarto título en la capital francesa.

Además, Rafa Nadal ha dado un discurso clave antes del inicio del Roland Garros

En los últimos días, se ha visto mucha expectativa por ver a Rafael Nadal en el Media Day de Roland Garros 2022. Después de lo que pasó la semana pasada en Roma y de cómo se le vio con su pie izquierdo, en los últimos días, las sensaciones parecen haber cambiado por completo.

Incluso Moyà, se animaba a decir que le veía mejor que en 2020, año en el que ganó en París sin perder ningún set. El balear estuvo de buen humor y dio detalles de cómo se encuentra a días de debutar en el torneo galo, comparado, por ejemplo, a cómo llegó a Australia.

Un poco molesto, el español ha exigido que no le pregunten más por su pie 

Con respecto a su pie, se le ha preguntado si ya ha visto un poco más de recuperación: “No, por supuesto que no. No hay nada de lo que pueda recuperarme. Quiero decir, lo que pasó en Roma es algo que venía sufriendo durante unos días, pero ahora me siento mejor”.

Pero prefirió seguir diciendo un poco molesto: “El dolor está ahí, siempre. No va a desaparecer. Se trata de ver si es tan alto o no para poder competir y tener oportunidades de ganar. Ya he respondido muchas veces sobre mi pie y no quiero hablar todo el rato sobre lo mismo”.

Rafa Nadal explicó a sus fanáticos cómo ha manejado la presión en Roland Garros 

Sin embargo, en la rueda de prensa se aprovechó para hablar de la presión en Roland Garros. “Tengo casi 36 años, he ganado 13 veces aquí y sé lo que hay. No hay ningún escrito en prensa ni opinión de aficionados que me genere un 0,5% extra de presión”.

Y finalmente, el tenista español aclaró: “La presión que tengo es la que yo mismo me genero. No juego para demostrar nada. Juego por mi motivación y retos personales. Hago lo que creo que tengo que hacer, con mi equipo, para que las cosas salgan de la mejor manera posible”.

Nadal Tokio