El indetectable problemón de Dembélé

Todo apunta a una ruptura del vestuario con Dembelé en el FC Barcelona

Ousmane Dembelé ha sido uno de los jugadores que mayor incidencia tuvo en la plantilla principal del FC Barcelona cada que pudo mantenerse en forma. Sin duda, las lesiones le han jugado una mala pasada, pero inevitablemente hay algo peor que ello, su discutida personalidad dentro y fuera del campo de juego.

Los referentes ya lo han reprobado e incluso han tirado ciertas puñaladas con el micrófono abierto. Casos como lo de Gerard Piqué y Luis Suárez, han terminado por señalar al francés como despistado y poco amigable, aunque para la directiva esto influya poco; lo que importa es lo que aporte cuando el entrenador lo requiera.

Dembélé Barcelona

Así, se pudo establecer que el feeling que existe entre compañeros y Dembelé es demasiado corto, tan corto que le han tirado señales de ser un jugador poco comprometido y con tendencias un poco anárquicas, como las que le conocimos esta campaña donde llegó tarde a sus entrenamientos y estaba despierto hasta altas horas de la madrugada.

Klopp sigue atento sus pasos buscando un chance de ficharlo

Sin embargo, no lo van a echar al olvido, ni mucho menos. En Barcelona son conscientes de su personalidad pero también de su calidad como jugador, calidad que lo ha llevado a anotar muchos goles importantes cuando más se le ha necesitado. Un gran reemplazante de Neymar.

En este contexto, se ha sabido que equipos como el Liverpool lo tienen bajo la mirada minuciosa de Klopp. El entrenador alemán sueña con llevarle a Anfield, pues todo lo que maneja se adapta perfectamente a su estilo y modelo de juego. Velocidad, potencia, habilidad y gol; para qué más.

Klopp Liverpool

Más allá de cualquier cosa que pueda rodear su entorno, en Can Barça le van a respaldar, pues si se ve desde otra perspectiva no es del todo malo su comportamiento. A Dembelé se le alaba su manera de enfrentar los retos, pese a las críticas y su persistencia en busca del éxito.

© Copyright 2019 GOL digital ·