El jeque rebaja el tono de sus críticas