El Jugador más gordo del mundo

El jugador de fútbol más gordo del mundo fue el inglés William Foulke que medía 1,90 y pesaba 165 kilos