El Mallorca coge aire en Tenerife