El Mallorca en el Bernabéu en 11 anécdotas

Dado que el Mallorca visita el próximo sábado el Coliseum de la Castellana, os he preparado 11 anécdotas sobre sus anteriores visitas. Algunas positivas…otras no tanto. Espero que os gusten.

El primer resultado positivo. El Mallorca perdió en sus cinco primeras visitas al Santiago Bernabéu, una de ellas un desempate muy doloroso del que os hablaré después. Fue necesario esperar al 5 de abril de 1970 para que el equipo obtuviera su primer resultado positivo, un empate a uno muy meritorio con gol de Antonio Sánchez que permitió a los bermellones jugarse el descenso en la siguiente jornada en casa ante el Deportivo. Lamentablemente perdieron 0-1 y bajaron a Segunda División, pero al menos rompieron la “virginidad” en Concha Espina. El primer gol fue mallorquín. El primer gol rojillo en el Bernabéu se consiguió el 14 de abril de 1963 y lo marcó un mallorquín, el pobler Julià Mir, que en septiembre de 1960 se había convertido también en el primer nativo en vestir la camiseta del Mallorca en Primera División. El gol de Mir supuso en aquel momento el 3-1, porque el Real Madrid se había adelantado 3-0. Al final, 5-2 para los blancos. La derrota más triste. De todas las derrotas sufridas por el Mallorca en el Santiago Bernabéu sin duda la más dolorosa fue la del 23 de mayo de 1963, aunque curiosamente no fue ante el Real Madrid, sino ante el Espanyol, en el partido de desempate de la promoción de descenso de la temporada 62-63. Ambos equipos habían ganado en sus respectivos campos y la Federación decididó que la eliminatoria se dirimiría en un desempate en Madrid. Perdió 1-0 el Mallorca, que tuvo infinidad de ocasiones sin que el balón quisiera entrar. La derrota más alegre. En cambio otra derrota 1-0, sufrida muchos años después, en junio de 1983, arrojó un resultado muy diferente. El Mallorca necesitaba un simple empate para ascender a Primera, pero no pudo superar al Castilla de Butragueño. Sin embargo, tuvo la fortuna de que el Rayo se impusiera contra todo pronóstico en Riazor al Deportivo. Eso sí, entre el final del partido de La Coruña y el del Bernabéu hubo siete minutos de diferencia que parecieron eternos, y que los jugadores pasaron como pudieron sobre el mismo césped del estadio. La primera victoria. Contrariamente a lo que se cree, no la obtuvo Luis Aragonés, sino Manolo Villanova, y fue en la temporada 84-85, en Segunda División. Eso sí, con el matiz de que fue ante el Castilla, y no ante el Real Madrid. 0-2 para el Mallorca, ambos goles del argentino Barrera. La primera hazaña. El Real Madrid tardó muchos años más en caer. Hubo que esperar hasta el uno de noviembre de 2000 para que el Mallorca derrotara en su estadio al coloso madridista. La proeza la obró Luis Aragonés desde el banquillo con un planteamiento soberbio. El argentino Ibagaza y el sevillano Carlos marcaron los goles mallorquinistas. La mayor goleada. Quién le iba a decir al Mallorca que la mayor goleada de su historia en Primera División la conseguiría en el Santiago Bernabéu. Pero así fue. El 3 de mayo de 2003 el equipo se marchó al descanso perdiendo 1-0 con gol de Ronaldo, pero tras el descanso su reacción fue tan poderosa que acabó goleando 1-5 al Real Madrid tras una exhibición maravillosa de Samuel Eto’o, que volvió loca a la defensa madridista. Curiosamente esa misma temporada el Mallorca había eliminado al Real Madrid de la Copa tras empatar a uno en el Bernabéu y ganar 4-0 en Son Moix. ¿Qué pasó en el descanso? Circulan muchas versiones sobre lo que sucedió entre bastidores en el descanso del partido Real Madrid-Mallorca de la última jornada de la temporada 2006-07. El Madrid de Capello necesitaba ganar para ser campeón, pero al final del primer tiempo se imponía el Mallorca gracias a un gol de Varela. En la segunda parte todo cambió y el Bernabéu pudo celebrar el título porque su equipo ganó 3-1, con un gol de Diarrà y otros dos de Reyes. El gran atropello. En junio de 1991 el Mallorca se clasificó por primera vez en su historia para disputar la final de la Copa del Rey, pero la Federación se encargó de dar un golpe mortal a sus aspiraciones designando el estadio Santiago Bernabéu como sede de un partido en el que iba a enfrentarse…al Atlético de Madrid, que tuvo en la grada una ventaja enorme, aunque el Mallorca le plantó cara y acabó cayendo con honor en la prórroga. Armstrong de central. En la temporada 83-84 el Mallorca visitó el Bernabéu con el equipo desmantelado tras un lamentable arbitraje de Sánchez Molina-Soto en la jornada anterior ante el Valladolid, en el famoso partido en el que se vino abajo el muro. No había defensas centrales disponibles para marcar a Santillana, y al francés Marcel Domingo se le ocurrió la genial idea de alinear en esa posición al delantero centro titular, el norirlandés Gerry Amstrong. Armstrong, que iba fenomenal de cabeza, salvó la papeleta con dignidad y el Mallorca perdió por un honroso 2-0. Freno a la quinta. El Real Madrid 89-90 fue un equipo imparable. De la mano de John Toshack y de la Quinta del Buitre apabulló a todos sus rivales hasta el punto de marcar durante el Campeonato 107 goles. Era especialmente mortal en el Santiago Bernabéu, donde le marcó siete goles al Zaragoza y al Castellón, seis al Valencia, cinco al Rayo Vallecano, al Tenerife y al Sevilla…De hecho, ganó todos los partidos que disputó en su estadio hasta que llegó el Mallorca de Serra Ferrer, al que no había sido capaz de batir en la primera vuelta en el Lluís Sitjar (0-0), y que se convirtió en el primer equipo en arrancar un resultado positivo del Bernabéu. 1-1, con gol de Hierro para los blancos y de Claudio Barrarán para los bermellones.
Mallorca Amath