El milagro de Jorge Lorenzo: del quirófano a probarse sobre una moto en tan sólo 48 horas