El Mundial de baloncesto, el mejor escaparate para vender la 'Marca España'