El Oporto mancha el historial impoluto de Monchi en el Sevilla FC

Al director deportivo le han quitado de sus manos una negociación que parecía cristalizada

Pocas veces se puede criticar o poner en tela de juicio las labores de Monchi al frente de la dirección deportiva en el Sevilla, mucho menos intentar alterar su historial que hasta acá ha sido sencillamente brillante. Pero el mercado reciente ha abierto un expediente a través del cual un gigante de Portugal le ha quitado la tostada de sus manos, se trata del Oporto.

Los dragones lusos se han avivado y han acabado sellando el traspaso de Pepê, el extremo del Gremio de Brasil que tenía aturdida a la dependencia en Nervión por su talento. Los múltiples campeones del fútbol del país vecino han acordado un valor de traspaso por 15 millones de euros, dejando sin opciones latentes a los actuales campeones de la UEFA Europa League.

Monchi
Monchi, líder de las contrataciones en el Sevilla FC

Con el anuncio ya oficializado, ha quedado sembrado un ambiente extraño en cuanto al historial de Monchi

Lo curioso de todo esto no es que haya sido el Oporto el que se haya hecho con los servicios del interesante extremo brasileño. Lo curioso es que le hayan ganado el pulso a uno de los referentes de la industria de todo el mundo. Monchi fue sacado de Italia para cumplir con una labor estricta que hasta acá ha resultado muy positiva. Pero ha dejado a ola deriva lo que pudo ser una gran adquisición por cifras menores a sus capacidades actuales.

Esos 15 millones de euros no tuvieron que significar ninguna incidencia negativa para los andaluces. Menos tras haber ganado el torneo europeo y haberse clasificado a la Champions. Aunque claro, acá juegan factores externos y eso no se ha detallado. Los jefes máximos de la entidad son los que dan luz verde a todos estos efectos y no se ha destapado cuál haya podido el incidente concreto.

Pepê, una figura emergente de un excelente panorama en Brasil

Ahora bien, analizando lo que pudo ser y n o fue se ha tenido que hacer referencia a Pepê como un futbolista de extrema habilidad. Parte de la banda pero al jugar con perfil cambiado es un experto en ponerse de frente al arco. Tiene velocidad, regate, y además mucho gol. Hizo una buena cantidad de esos en Gremio y por lo tanto siempre estuvo en el radar de los grandes.

Para el Sevilla era un objetivo ya identificado, y ha acabado no siendo gracias a que cayeron en el juego de las exigencias. Gremio estableció políticas duras de factor económico que para las capacidades del momento fueron insuficientes. Hoy en día se lamenta, más que nada porque es un jugador joven, solo 23 años, que a su gran desequilibrio le suma liderazgo.

estrella sevilla