El palo le negó el gol a Pizzini