El papel de Ferreras en la polémica comida de Florentino Pérez y la Fiscal General del Estado

El periodista mueve tierra y mar por cumplir los deseos del presidente del Real Madrid

La reputación de Antonio García Ferreras ha quedado muy tocada tras ser cómplice de la comida más turbia de lo que llevamos de 2021. En ella se citaban, en un conocido restaurante de Madrid, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, su pareja, el exjuez Baltasar Garzón, y el periodista de La Sexta.

Ya solo los nombres indica que se trataba de un asunto de extrema importancia. No han podido trascender fotografías decentes porque tenían todo atado y bien atado. Policías de paisano, cada comensal apareciendo por separado y por diferentes puertas… Todo formaba parte de un plan.

Ferreras
Las redes sociales señalan a Ferreras por ocultar el pufo del proyecto Castor de Florentino Pérez

La comida de la discordia

Lo que ha podido saberse del encuentro es que Florentino Pérez era el más interesado en que dicha comida se celebrase. Porque el presidente del Real Madrid fue el encargado de pagar la cuenta. Pero también por una serie de cuentas pendientes con la Justicia de ACS, el grupo más potente que posee Florentino.

La comida tuvo lugar en El Telégrafo, un conocido restaurante de la capital. Florentino Pérez necesitaba una excusa para tener a la fiscal cara a cara y negociar los contubernios pendientes en ACS. Florentino buscaba complicidad de la Fiscalía en las causas de ACS y para ello necesitaba un buen amigo.

El papel de Ferreras en la comida

Pero, ¿Qué pintaba Ferreras en esa comida? Ya se sabe que Ferreras es un gran amigo personal de Florentino Pérez. Pero también lo es de Baltasar Garzón. Por tanto, el periodista de La sexta lo único que hacía era ser intermediario para que Florentino Pérez pudiese tener a la fiscal delante.

Es decir, que Ferreras colabora para que Florentino Pérez y sus problemas con la Justicia se solucionen. Algo difícil de asimilar en un periodista de una cadena que supuestamente persigue todo eso. La reputación de Ferreras sale muy tocada con esta comida, sobre todo en la izquierda española.

Cristina Pedroche