El penalty más “loco” de la historia del futbol